¡Una visita de gran bendición!

Alumnos y profesores, nos hemos gozado y disfrutado de la presencia de un gran siervo de Dios. Nuestro corazón fue confrontado con la Palabra de Dios durante las capillas. Entendimos que Dios anhela que todos sus siervos sean hombres y mujeres conforme al corazón de Dios. Fue muy alentador su presencia entre los estudiantes, quienes pudieron compartir sus vidas abiertamente con este siervo y consejero. Gracias damos a Dios por concedernos el privilegio de oír su Palabra en la voz de sus siervos. Oremos por su ministerio en Estados Unidos, Vietnam e Indonesia, países donde sirve entrenando obreros para la mies del Señor. Esperamos que Dios nos conceda el privilegio de volver a tenerlo entre nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *