Misiones Locales, Urbanas o Rurales, punto de partida para Misiones Mundiales.

Es desafiante para las iglesias locales la manera en que Jesús inició su ministerio terrenal. Desafío que esperamos sembrar en los estudiantes del Seminario durante el presente año. Es necesario realizar las Misiones Locales o Urbanas con la mirada puesta hasta lo último de la tierra, pues no podemos hacer “allá” lo que no estamos haciendo “acá”. Los líderes necesitamos admitir nuestra responsabilidad de dar el ejemplo a quienes saldrán a las misiones. El esfuerzo misionero local es ineludible, porque es un mandato, y además entrena, capacita, desarrolla una iglesia con visión misionera. Animo mirar los siguientes pasajes bíblicos a fin de aprender lecciones para el desarrollo de las Misiones Locales o Urbanas.

Mat. 423: “Y recorrió (andar alrededor) Jesús toda  Galilea (completamente, la totalidad), enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.”

Mat. 935: “Recorría Jesús todas las ciudades (polis) y aldeas (poblaciones, sierras), enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.”

Mr. 138: “Vamos a los lugares vecinos, (población rural, villas) para que predique también allí; (como aquí… también allí) porque para esto he venido.”

Luc. 443: “Es necesario (se tiene que, se debe, es preciso) que también a otras ciudades (habitantes) anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.”

Observando los pasajes en respectivo contexto sugiero las siguientes conclusiones:

Jesús empezó su ministerio en su propia localidad. La ciudad donde vivió durante toda su infancia y juventud, era Nazaret. Es en la sinagoga de Nazaret que Jesús abrió el rollo del profeta Isaías y manifestó el propósito de su venida. Es en Nazaret donde enfrentó la más dura incredulidad. Mr. 66: “… estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando…”uip2

  1. Jesús consideró preciso realizar la misma tarea en todas las ciudades galileas, por ello se movió en las ciudades de toda la provincia de Galilea. Caminó alrededor de Corazín, Betsaida, Genesaret, Capernaum, Naín, Caná, Magdala, y Nazaret. Recordemos dos cosas importantes, que en éstas ciudades vivían muchos gentiles, y que la mayoría de sus apóstoles fueron de esta provincia, quienes iniciarían sus ministerios desde Jerusalén hasta lo último de la tierra.
  2. Jesús tenía bien definido el propósito de su presencia en la tierra, predicar el evangelio ya sea en una u otra población. Los textos nos muestran que cada población rural, cada habitante de las aldeas vecinas debían escuchar la predicación de Jesús.

El modelo que Jesús nos muestra es claro y sencillo, tenemos que trabajar en las Misiones Locales, Rurales y Urbanas. Jesús no recorrió buscando donde iniciar una iglesia, tampoco evangelizó dicha aldea pensando si en dicho lugar se podría empezar una iglesia. Su misión era presentar el evangelio en todas las ciudades. Todo pastor debe tener muy claro su responsabilidad local. Es nuestra oración que Dios avive nuestra pasión por los que nos rodean todos los días. Lo que hacemos con nuestros vecinos es lo que haremos en las misiones mundiales.