septiembre 3, 2019

John Jairo Paredes Perea


Desde niño, aun cuando no nací en un hogar cristiano, comencé a asistir a la Escuela Dominical de la Iglesia Evangélica Bautista “Dios es Amor” del distrito de San Pablo de Loreto (a un día de Iquitos río abajo por el Río Amazonas), lugar de donde soy natural. Allí escuché el Evangelio por primera vez cuando tenía apenas como 5 años de edad. Hice una decisión para recibir a Cristo como mi Salvador justo antes de cumplir los 6 durante una EBDV.

A inicios del 2002 y con 20 años de edad llegué a la ciudad de Trujillo para estudiar Arquitectura en la universidad. Por esos mismos días, el Señor me guió a la Iglesia Bautista de Fe donde comencé a recordar mi época de infancia y adolescencia en los caminos del Señor, me hizo ver también que no estaba viviendo según Su voluntad, pues me había alejado de Sus caminos por más de 6 años. Este suceso fue como empezar de nuevo para mí, pues Dios usó al Mro. Stanley Templeton para que yo escuchara una vez más el Evangelio y confirmara mi decisión de salvación por fe en Cristo como mi Señor y Salvador personal, entendiendo bien ahora lo que significaba creer en y seguir a Cristo Jesús – en que siendo aún yo un pecador condenado Cristo murió en mi lugar para perdonarme de mis pecados y darme vida eterna en Su nombre y por Su gracia.

A mediados del 2002 di el paso de obediencia del bautismo luego de un campamento de jóvenes. En ese contexto y a lo largo de ese año, Dios estuvo obrando en mí a través de Su Palabra y el testimonio de hermanos que estaban de alguna manera sirviendo al Señor, para así poner en mi corazón el deseo de servirle también en el ministerio. Es así que, a fines de este mismo año tomé la decisión de estudiar en el Seminario Bautista del Perú. Doy gracias a Dios porque a partir del 2003, Dios en Su gracia me permitió estudiar y capacitarme por 8 años en esta institución.

Desde el 2016 tengo el privilegio por la gracia de Dios de servir al Señor, junto a mi esposa Diana Trujillo (y desde el 2018 con Micaela, la hijita que Dios nos ha dado), como pastor y misionero enviado por la Iglesia Bautista Victoria a la Iglesia Bautista Maranata de Ramón Castilla, Huanchaco. Una obra que se inició en el 2013.

Mi meta es que, con la ayuda del Señor, la obra en Ramón Castilla llegue a establecerse como una iglesia formal y fuerte, fundamentada en la Palabra de Dios y con una pasión para obedecer el Gran Mandamiento y cumplir la Gran Comisión hasta el pronto retorno de nuestro Salvador y Señor Jesucristo.

Mi meta a largo plazo es servir a nuestro buen Dios junto con mi familia como misionero en Bogotá, Colombia.