GIRAS

Giras del SBP a las iglesias

IMG_9949El SBP visita las iglesias dos veces al año. Hace esto por una semana durante el mes de Mayo y por otra semana durante el mes de Setiembre. Con mucho entusiasmo y expectativa, nuestros profesores y alumnos se preparan para predicar y enseñar la palabra de Dios en las iglesias bautistas independientes que nos invitan a trabajar en su ministerio. Durante esa semana, la actividad evangelística y discipuladora se convierte en la ocupación de la iglesia. Aprovechando la visita del SBP y con su ayuda, se reparten folletos, se realizan aires libres, se evangeliza casa por casa, se visita enfermos en los hospitales, se realizan clubes bíblicos, se presenta el evangelio en colegios, se planifican conferencias evangelísticas, cursos para líderes y campañas de edificación para la congregación.

El SBP ha hecho giras desde su fundación y a contribuido grandemente con ellas en el crecimiento de las iglesias y en el surgimiento de muchos más líderes para la obra de Dios. En las iglesias de hoy hay muchos discípulos que se convirtieron al Señor Jesucristo durante nuestra estadía. En las iglesias también hay muchos que están sirviendo hoy como pastores y líderes, y que dedicaron sus vidas al servicio de Dios durante el ministerio del SBP en sus iglesias.

Las giras del SBP no solamente han sido buenas para haya más creyentes y discípulos, y obreros para la obra de Dios, sino que también han servido y sirven para perfeccionar y pulir a los futuros pastores y líderes. En las giras, nuestros estudiantes experimentan de primera mano cómo es la obra y cómo se trabaja para Dios. Su interacción con los hermanos, los pastores, los misioneros y las familias de las iglesias les permiten “visualizar” y “anticipar” su propia vida personal, familiar y ministerial una vez que hayan dejado nuestras aulas.

Las giras del SBP propician que los pastores, los misioneros, los hermanos y las iglesias en general participen directamente en la preparación de los obreros que están estudiando en nuestra institución. La interacción y la convivencia con los hermanos de las iglesias pule y aguza el carácter, la personalidad y las habilidades ministeriales de los alumnos.

El SBP está muy agradecido a Dios por los pastores, los misioneros y las iglesias que a lo largo de nuestra historia han contribuido con la formación de los obreros invitándonos a ir a sus congregaciones y permitiéndonos servir junto a ellos. Estamos felices de que lo que pasó con Aquila y Priscila (Perfeccionaron a Apolos), Apolos (Fue perfeccionado, animado y ayudado en su vida y ministerio), los hermanos de Éfeso (Fueron motivados, animaron y participaron en la vida y el ministerio de Apolos) y los hermanos de Acaya (Fueron edificados y fortalecidos con la visita y el ministerio de Apolos), gracias a una visita de Apolos a Éfeso (Hechos 18:24-28), pase también con los pastores y misioneros, y los estudiantes y nuestros profesores, y los hermanos de las iglesias, gracias a las giras ministeriales que realizamos año tras año.

“Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Éste había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que los recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por por las Escrituras que Jesús era el Cristo” (Hechos 18:24-28).

Pasos para solicitar un grupo del SBP para su congregación. (haga clic)