Juan Mauricio

Testimonio de salvación

Marzo de 1979 es la fecha que se ha registrado en mi mente y en mi corazón. Un tiempo de lluvia, y de semana santa. Asistía casi seis meses ya, a la iglesia Jesús el Buen Pastor, y las reuniones de jóvenes eran las más entusiastas, me parecía, sin ser cristiano, que era otra vida, reír, disfrutar del compañerismo y de todo aquello que tiene un sábado de jóvenes.

Sin embargo, la vida era de temor y del qué dirán, cuando se me predicaba. Era la vergüenza que podíamos tener ante los amigos, más poderosa que escuchar y recibir la sana Palabra de Dios. Escondía mi biblia entre periódicos, e iba. Me sentaba en la parte posterior, como para analizar todo lo que se desarrollaba en los cultos. (Y sacaba varias conclusiones).

Pero esa noche de mi conversión, no recuerdo haber pasado por estos pensamientos, y escuché el mensaje de la Palabra de Dios, y sentí que necesitaba a Cristo como mi Salvador Personal. Lo necesitaba porque ya se había llenado mi mente del infierno, y era terrorífico estar en él. Quise que Dios me salve, porque no quería jamás estar en el infierno.

Sin embargo ese temor pasó, y empecé a leer la Biblia, como si fuera un vicio, tanto así que ponía mi biblia en la cabecera de mi cama, para que (según yo), se entrara en mi mente.

Más tarde entendí que había muchas personas que debían conocer el evangelio, que había que predicarles, y empezó mi gran sueño; de predicar a miles de almas en lugares enormes, desde un lugar en alto.

Cuando vino el tiempo de que los seminaristas llegaban de vacaciones, se me ocurrió preguntar al pastor: ¿Qué pasaría si yo tuviera que decidir ir al Seminario? – El pastor me respondió, que era una buena decisión, que solo había que llamar al seminario y llenar algunos requisitos y listo.

Así fue que me vine al Seminario para aprender de las cosas de Dios, y hacer que mi vida crezca en el conocimiento de Dios.

Testimonio de servicio ministerial, lugares y posición de ministerio

Luego de haber pasado varias situaciones con el pastor de la iglesia, y habiendo terminado mis estudios; la iglesia toma la decisión de invitarme al pastorado. Pastorado que fue difícil, en un principio, hasta ver que cuando alguien HACE lo que Dios le manda hacer, Dios le prospera. Allá en el año de 1984 hice mi primer año de pastorado en la Iglesia que me envió al Seminario. Al siguiente año en 1985 me casé y empezamos a servir al Señor en Sullana, junto a mi esposa.

En el año 2005, después de haber empezado un colegio en Sullana, y dirigido un colegio en Paita, vine a Trujillo, a unirme a mi familia. Y por la misericordia de Dios, se me dio la oportunidad de servir como maestro de la Escuela Dominical en la iglesia Getsemaní.

Mi familia:

Mis Hermanos de sangre, empezaron a acudir a la iglesia, iniciaron sus conversiones, y cambios, excepto uno que sigue reacio al evangelio de Cristo.

Mi esposa y yo, tuvimos a nuestro primer hijo cuando teníamos dos años de casados, le llamamos Isaac Daniel; que terminó sus estudios de Administración Bancaria;  luego vino Amy Saraí, que se dedicó a estudiar Idiomas: Inglés – Francés (Docencia) y después nació Jim, que se propuso estudiar medicina. Ellos fueron asumiendo la vida cristiana, por lo que veían en nosotros, la lectura de la biblia, los devocionales que realizábamos, la música y los cuentos que les narrábamos, para que duerman. Se bautizaron ya cuando vinieron a Trujillo, por decisión muy personal. Mantenemos unidad en todas las cosas, hemos afrontado situaciones difíciles juntos; conocemos los proyectos de cada uno, manejan su propia libertad para tomar decisiones, y a la vez, consultada con nosotros sus padres. Estamos convencidos que sus decisiones serán tomadas en el marco de la Palabra de Dios. Isaac, y su familia, sirven en la Iglesia como dirigente de la E.D. o los cultos; Amy,  asiste en una Iglesia de Sullana, y Jim, por la poca disponibilidad de tiempo, asiste a la iglesia según su horario.

Estudios realizados:

  1. Estudié cuatro años en el Seminario bautista; obteniendo el grado de bachiller en Teología.
  2. Luego, hice mi carrera de profesor en Lengua y Literatura, (técnica)
  3. En el año 2005- 2006 hice mi Bachiller y luego licenciatura en Lengua y Literatura,
  4. Finalmente estudie Maestría en administración de la educación.
  5. Un estudio que realizo actualmente es la Palabra de Dios.

Visión y planes de la obra de Dios:

Mi visión en la obra de Dios, tiene un primer enfoque: Y es la de lograr que los hermanos de mi iglesia, aprendan a leer la biblia, por sí mismos, que sea la Biblia, la herramienta personal, la materia que cada creyente ha de explorar, hasta encontrar por ellos mismos, con ayuda de algunos métodos, las lecciones de Dios para su vida. Mi plan ya está puesto en marcha, ahora cuando Dios, por su misericordia, me ha puesto como superintendente de la Escuela Dominical; y es la de enseñar a la congregación a leer, y luego examinar la Palabra de Dios; hasta llegar a obtener los aprendizajes para su vida cristiana.

Cuando la iglesia o un grupo grande de hermanos, puedan conocer la Biblia de manera propia, y puedan reflexionar sobre lo que Dios quiere para nuestras vidas y lo que Dios prohíbe; cuando los hermanos entiendan el plan de Dios en sus vidas; entonces podríamos reunirnos y empezar HACER lo que Dios nos dice en su Palabra.  Es mi deseo que los hermanos sean conscientes de lo que hacen y viven en cuanto a la Iglesia, evangelismo y servicio a Dios.

Lo menos que deseo de la congregación de la I.B. Getsemaní, es que vengan a la iglesia sin “nada” de la Palabra de Dios en sus mentes, esperanzados a que los líderes les demos “migajas” para comer de la Palabra de Dios.